Los seis puntos clave sobre la ansiedad, (por Roberto)

Posted by Reyes On viernes, 3 de agosto de 2018 6 comentarios
En esta ocasión, os traigo una entrada que me hacía muchísima ilusión compartir con todos vosotros.
Se trata de un texto de autoayuda que ha redactado un lector del Blog a partir de su experiencia personal con la ansiedad y las obsesiones.
En él, Roberto nos facilita algunos consejos que le resultaron útiles para combatir sus miedos más profundos hasta conseguir superarlos con éxito.
A mí me emocionó hasta las lágrimas pero, sobretodo, me permitió descubrir a una persona MARAVILLOSA que además de poseer una bondad excepcional, (doy fé de ello), es un luchador y un valiente.
A menudo menospreciamos el poder de la perseverancia y del esfuerzo cuando son, en realidad, nuestra mejor arma para hacerle frente al toc y a cualquier otro problema que puede presentarnos la vida.
Os dejo con este valiosísimo regalo con la esperanza de que pueda ayudaros, (aunque mi convencimiento es pleno si os detenéis a prestarle toda vuestra atención).
Es un poco extenso porque Roberto no ha querido descuidar ningún detalle importante pero os aseguro que merece la pena leerlo hasta el final. (¡Es completísimo y además, está muy bien redactado!)
Me siento muy orgullosa del resultado, (cuando algo está hecho desde el corazón, se nota).

Roberto, GRACIAS EN MAYÚSCULAS por querer ayudar a los demás y por haberme elegido para transmitirlo. (Lo valoro muchísimo).

¡Un inmenso abrazo y un besote muy fuerte para todos!!! ;"-*****************************


Mis seis puntos clave sobre la ansiedad:

Antes de leer esto un aviso: este escrito está basado en mi experiencia personal y con opiniones propias. Yo no soy psicologo, ni médico, sólo soy una persona autodidacta que ha buscado cómo solucionar su problema de ansiedad.
(Si tú crees que tienes problemas de ansiedad, eso debe decírtelo un psicologo, psquiatra o médico).
Mi intención es ayudar con alguna orientación y opinión sobre el tema a nivel personal, pero has de saber que éste no es el escrito de un titulado ni especialista.

El porqué de este escrito:

A día de hoy son muchas las personas que sufren ansiedad y no lo saben. A veces es difícil averiguar las causas por las cuales la ansiedad ha llegado a nuestra vida.
Ya sea por una infancia en la cual nos han sobreprotegido o porque hemos vivido experiencias fuertes y desagradables; tal vez porque nuestra existencia, ya de adultos, se ve llena de conflictos y amarguras.
O puede que se deba a que llevamos un ritmo de vida totalmente acelerado, exigente, y tan lleno de preocupaciones, que poco a poco, nos vamos "cargando negativamente" hasta que nuestra mente se satura y ya no puede más.
Sea cual sea el motivo, cuando la ansiedad muestra sus síntomas, tendemos a asustarnos mucho. La vida se vuelve angustiosa e insípida y el sufrimiento emocional, (en los casos más graves), puede llegar a ser insoportable. Lo peor es que mucha de la gente que padece esta situación emocional, no sabe lo que le ocurre: unos creen que se están volviendo locos, (para nada es así); otros acuden a los fármacos, (sedantes y benziodiazepinas), y caen en una medicación que, en ocasiones, termina por ser abusiva e innecesaria.
También son muchos los que, por vergüenza, callan el problema y no lo comentan a nadie, (por miedo a que los tomen los locos), cerrándose sin quererlo a que los puedan ayudar en esos momentos que tanta falta hace.
Yo que padecí ansiedad con cuadros bastante agudos durante más de 25 años, puedo decir que conozco bien este problema y que no es tan difícil de solucionar. Estoy seguro de que las cosas pueden mejorar y mucho, siempre y cuando estés dispuesto a poner empeño de tu parte y sabiendo que no hay recetas mágicas ni pastillas milagrosas que según las tomes se meterán en tu cabezita y solucionarán todos tus males a nivel mental.
Para curar la ansiedad, hemos de proponernos muy en serio cambiar todas esas cosas que, quizá desde hace años, estamos haciendo mal, y desde luego, cambiar muchos hábitos a nivel físico y mental.
Si así lo hacemos, podremos mejorar mucho nuestra calidad de vida y deshacernos de una vez por todas de esos síntomas que nos manda la ansiedad; ya sean pensamientos, imágenes, o sensaciones desagradables a nivel físico, tales como: dolores de cabeza, opresión en el pecho, fatiga, molestias estomacales ect.

Este escrito va dedicado a:

Cualquier persona interesada en conocer la ansiedad, sus causas, síntomas y forma de actuar. Si quieres derrotar al enemigo, has de conocerlo bien, (esa es la base y una de las principales recetas para deshacernos de este pegajoso y desagradable adversario que se alberga en lo más íntimo de nuestro subsconsciente).
Hemos de saber qué es, cómo ha llegado a nuestra vida y cómo combatirlo.
Una vez hayamos reducido sus síntomas, no dejar que vuelva a tener el poder y la capacidad de influencia que en el pasado haya tenido en nosotros. Pero ¿cómo?
Sí, hay muchas recetas para controlar la ansiedad y si ponemos de nuestra parte y hacemos la mayoría de las cosas bien, tendremos grandes resultados. Quizá no inmediatos, (más bien a la larga), pero con paciencia nos desharemos de un adversario que nos ha llevado por la calle de la amargura durante el tiempo que lo hemos llevado pegado como una garrapata.
Este escrito está hecho para ayudar, (yo no gano nada con esto, pero si en algo puede echar un cable a quien lo esté pasando mal por un problema de ansiedad, me doy por satisfecho. No soy psicólogo, ni titulado, pero he tenido que ser autodidacta por obligación e investigar para conocer y curar mi ansiedad. Puede que otros lo hayan estudiado mejor, (yo me baso en mi experiencia y conocimientos y creo que pueden ayudar a mucha gente que esté pasando por una situación similar). De todas formas, lo que yo te cuento aquí, estoy seguro de que algo te podrá animar si tu problema es la ansiedad.

Mi caso particular:

Después de haber sufrido durante más de 25 años de ansiedad, (a veces con cuadros muy severos), a día de hoy puedo decir que llevo una vida tranquila y que esta patología emocional ya no me causa ningún sufrimiento. Es más, me pasan los días y ni siquiera me acuerdo para nada de la ansiedad ni de ninguno de sus síntomas.
Afortunadamente encontré ayuda en los sitios adecuados y he puesto mucho de mi parte para poder deshacerme de este problema que tanto ha condicionado mi vida.
Yo soy el menor de cuatro hermanos de una familia obrera.
Mi madre era una mujer de pocos estudios, gran corazón, sobreprotectora con sus hijos, y lo que es peor: con muchos problemas de ansiedad.
Mi padre, por contra, era un obrero de la construcción, de temperamento frío y egoísta, mentalidad tradicional y muy dado a la bebida.
Mi infancia transcurrió en los años ochenta, con muchos conflictos en el hogar, de un internado religioso a otro, experimentando, (ya a una temprana edad), muchos sinsabores y amarguras.
Por lo descrito más arriba, ya podemos vislumbrar algunos de los porqués de mi particular caso de ansiedad: madre sobreprotectora y padre alcohólico. Una combinación explosiva y a la vez perfecta para convertir a un niño en un ansioso, (asustón), y a la par, inseguro. (Ëstas fueron las señas de identidad de mi carácter durante la infacia).
Hablo con mucha sobriedad de mi caso que conozco bien por haberlo vivido, pero cada cual tiene el suyo y habría que analizarlo detenidamente.
Yo me atrevo a decir que los problemas de ansiedad los arrastramos desde la niñez, pero no siempre es así, pues también hay gran cantidad de personas que desarrollan cuadros de ansiedad agudos a edades ya adultas.
Era un niño bueno, obediente y de carácter tranquilo. Nunca me peleaba ni me metía en problemas. La mayoría de compañeros me apreciaban, aunque siempre estaban los que se metían conmigo, (algo que tampoco me afectó ni me importó demasiado).
Era un niño con mucho fervor religioso. Pertenecía a una Iglesia del Opus Dei, donde nos adoctrinaban de forma muy estricta, (esto último es algo muy a tener en cuenta y que puedo asegurar influiría en mis futuros problemas de ansiedad).
No puedo decir una fecha o edad exactas de cuando empecé a sufrir mis primeras obsesiones. Pero recuerdo que con 10 u 11 años, me obsesioné con la posibilidad de contraer una enfermedad que por aquellos años se puso muy de moda: El SIDA.
Empecé a comportarme de forma escrupulosa, por ejemplo: no quería tocar pomos de puertas y miraba si había jeringuillas (de heroinómanos), o manchas de sangre contaminadas a mi alrededor. Era una preocupación continúa, que me mantenía alerta todos los días.
No recuerdo cuantó duró, quizá meses, pero después de un tiempo se fue olvidando. Pero esto fue sólo el principio, (seguía teniendo ansiedad y pasada ésta, vino otra obsesión de enfermedad: el cáncer).
Fue tras la penosa muerte de un niño vecino por leucemia.
El caso es que el muchacho tenía más o menos mi edad, (lo cual fue el detonante perfecto para que se arraigara en mí con tremenda fuerza la idea de que yo sería el siguiente y que más bien temprano que tarde, desarrollaría esa cruel enfermedad).
La ansiedad, una vez más, hizo su trabajo como mejor sabe y me hizo creer que después de aquel pobre chico, yo también perecería.
A mi mente no dejaban de venir pensamientos en los cuales ya me veía enfermo y en las últimas; "¿por que yo no...por qué yo no? pensaba.
Mi mente era la de un niño de doce años, con bastante ignorancia e inocencia respecto a muchas cosas de la vida; y claro, eso tampoco ayudaba.
Una vez pasada esta obsesión, vinieron otras, (unas no las recuerdo, otras fueron más efímeras).
Yo seguía siendo un niño asustón, tímido y muy religioso. Vivía interno con los Padres Salesianos y sólo estaba sábados y domingos en casa. Y fue en esa época, (cuando contaba ya con trece años y cursaba séptimo curso de la antigüa EGB), que pasé mi peor racha de obsesiones y sufrimiento emocional.
(He de decir que a mi, la ansiedad, siempre me ha atacado a nivel mental, con pensamientos, rumiaciones, imágenes...nunca o en pocas ocasiones lo ha hecho a nivel de sensaciones de malestar físico).
La cuestión es que una tarde me sentía como muy nervioso y en mi mente empezaron a resonar todo tipo de blasfemias e improperios contra Dios y lo más Sagrado, (recordemos que yo era muy religioso y estricto). ¿Qué me pasa? (Me preguntaba) ¿Me estoy volviendo loco?
Me asusté mucho y en mi mente golpeaban con más fuerza aquellas terribles frases contra Dios, La Virgen María y lo más Sagrado de La Iglesia Católica, (todo aquello era lo que yo más respetaba y amaba).
Me sentía culpable, pecador, condenado y ¡aquello no paraba! Era como si mi mente fuese por un lado y yo por otro, y no podía dominarla: cuanto más intentaba frenar aquella sarta de barbaridades que resonaban en mi mente, peor era.
Aquella tarde fue horrible, pero es que me desperté al día siguiente y todo seguía igual, era insoportable y no paraba ni un segundo: en clase, en el patio, hablando con un compañero, no había un instante en el que mi mente no me atormentase.
¿A quién decirlo? ¿A quién contarlo? ¿Quién entendería esos disparates que resonaban en mi cabeza? (¡Ni hablar! Me tomarían por loco, mejor callar y aguantar).
Recuerdo que llegué a llorar a lágrima viva en ocasiones, (procuraba ocultarme y que nadie me viese). Tenía una ansiedad de caballo pero yo no lo sabía, (lo descubriría bastantes años más adelante).
Ésta la considero la peor racha de obsesiones y ansiedad que pasé en mi vida, (duró meses y como casi siempre pasa, con el tiempo fue perdiendo fuerza, hasta que poco a poco me olvidé de estos pensamientos y aunque más adelante volvieron, nunca fue con la misma intensidad).
Sería demasiado largo escribir todas o la mayoría de obsesiones de los años siguientes: cambiaban, volvían pensamientos desagradables del pasado, estos se iban pero eran reemplazados por otros nuevos...Rachas mejores, rachas peores y así fue pasando mi juventud siempre con la sombra de la ansiedad a mis espaldas.
Habíamos estrenado ya el nuevo siglo y por aquel entonces mi vida transcurría más o menos con normalidad. Ya era un joven de veintitantos, buscándome la vida y trabajando como tocaba en esa época. (Decir que aunque pasaba mis malas rachas de ansiedad, digamos que hacía una vida sin sobresaltos ni problemas).
Como es de ley en esas edades, me enamoré: tuve una preciosa niña y comencé a trabajar sin parar para darle lo mejor. (Decir que en la crianza de mi hija siempre he sido un padre sobreprotector, como lo fue mi madre conmigo, craso error, más adelante explicaremos por qué).
Siempre con el fantasma de la ansiedad por ahí pululando, llevé estos años sin obsesiones fuertes y con cierta tranquilidad, hasta que se planteó en mi vida un nuevo reto: estudiar en la Facultad de Teología por las tardes.
Era algo que me hacía muchísima ilusión, pero para hacerlo en condiciones, debía de sacarme la prueba de Acceso para Mayores de 25 años. (Una prueba que consta de 5 exámenes donde se hace media y donde te juegas tu ingreso a una carta, en una sola oportunidad por año).
Era un reto, había que estudiar mucho y yo estaba trabajando. Pero estaba decidido a afrontarlo.
La prueba era en Abril, (creo recordar), y aún era el mes de Octubre y ya estaba como un flan, ideando estrategias para aprobar y metiéndome presión para hacerlo lo mejor posible: no podía fallar. (Tremendo error y pésima manera de afrontar las cosas: esto lo único que hizo es que la ansiedad y el estrés se fuesen acumulando como un vaso que se llena).
Mi mente se fue saturando según se acercaba el exámen y por más que estudiaba, no me sentía seguro. Faltaban pocas semanas para la prueba y ya tenía muchos y fuertes síntomas de ansiedad: opresión en el pecho, dolores de cabeza, obsesiones en forma de imágenes...
Llegué a la semana previa saturadísimo, y ya más preocupado en buscar remedios para mis problemas a nivel mental, que en la inminente prueba de Acceso.
Hice el exámen con el pico más alto de ansiedad de hacía muchos años, pero no me hizo mella: por suerte aprobé de sobra.
El recuerdo más bonito de esa época es que encontré los sitios y terapias adecuadas donde me pudieron ayudar con mi problema, que ahora sabía como se llamaba: ANSIEDAD. (Y que, por fortuna, ya veía atisbos de solucionar).
También descubrí que no era nada grave. (No, no lo era, aunque tantas veces me amargara la vida hasta el punto de no ver en mi existencia nada más que penalidades y fatigas). ¡Ahora tenía la solución!
Pero no fue tan fácil, fue un trabajo de meses para poder apreciar unos resultados notables, (tenía que cambiar muchas cosas, corregir errores de comportamiento...) En definitiva, tenía que cambiar mi forma de estar en el mundo.
Todo era cuestión de tiempo. Dios por fin me había escuchado y esta vez, de una vez por todas, el enemigo estaba contra las cuerdas, (ya lo conocía bien).
Acorralado, fue perdiendo fuerza. Intentó levantarse muchas veces pero ni siquiera le planté cara: lo deje estar, (lo ignoré). No le tuve miedo y a fuerza de no hacerle caso, se disipó y hoy es apenas una cucaracha a la que da pena pisar...

¿Qué es la ansiedad?

Ansiedad viene de la palabra latina "anxietas" que significa angustia, aflicción. (Sin duda, son buenas definiciones para designarla).
Todos los que la hemos padecido, conocemos por experiencia propia lo que es ese sentimiento interno de angustia y vacío. Pero también hay que decir que el estado de ansiedad, es un estado de alerta, (de alarma).
Cuando nos encontramos con una ansiedad alta, estamos en un estado de alerta continuo, nerviosos, inquietos y con la mente al trabajando 200% . En nuestra cabeza hay multitud de pensamientos que van y vienen, (en otros casos son imágenes, o incluso hasta voces). Y siempre, (siempre), todo es nefasto y nos hace sufrir .
Este es el denominador común de la ansiedad: que todas sus señales son muy desagradables.
En realidad, la ansiedad es un mecanismo de defensa de nuestro organismo que nos prepara ante un peligro inminente. Nos predispone para correr, saltar, escapar, nuestras pupilas se dilatan, nuestro pulso se acelera, y el cuerpo se pone tenso y nervioso para reaccionar ante un peligro.
El problema es cuando este peligro no existe, (no es real), y nosotros, (un día tras otro), permanecemos en un estado de alerta. (Como si algo malo nos fuese a ocurrir en cualquier momento).
Es entonces cuando se convierte en algo patológico, (ya no se trata de un estado de ansiedad pasajero por un peligro o situación que nos pone nerviosos), sino que nos hemos acostumbrado, (por causas que veremos más adelante), a vivir en una alerta continua.
Nuestro subconsciente se dedica a mandarnos mensajes de peligros, que en realidad no existen, pero que para nosotros son tremendamente creíbles, (sobre todo cuando estamos en esa época en la cual desconocemos que nuestro problema es que estamos desbordados mentalmente, saturados por la ansiedad).
¿Pero es peligroso estar en un estado de ansiedad mayor o menor según el momento? ¿Es peligrosa la ansiedad? ¿Puede pasarme algo? La respuesta es no.
Si de algo podemos estar seguros es que en este estado de alerta, nada nos puede ocurrir.
Por muy mal que nos encontremos e incluso creamos que nos dará un infarto, (o nos quedaremos sin aire), os aseguro que sólo por ansiedad no nos pasará nada. (Hemos de tener esto muy en cuenta para cuando suframos los síntomas no asustarnos).

¿Que es una obsesión?¿Cómo conseguir que no nos afecten las obsesiones?

Una obsesión no es otra cosa que una preocupación. Yo la definiría como una señal, un pensamiento que nos manda nuestra propia mente, (cuando la ansiedad se desborda), para preocuparnos.
Siempre es sobre algo negativo o algo que nos importa: pensamientos siempre negativos, (daño, muerte, peligro, enfermedad, suicidio etc), y se repiten en tu mente.
Parece que están pegados en tu cabeza de manera que no te las puedes quitar, ni a sol ni a sombra.
Intentas distraerte y tampoco puedes. ¿Por qué? Por qué estás en un momento de tu vida en el cual tu grado de ansiedad esta en un pico muy alto y puede que, además, estés luchando contra esas obsesiones.
Entonces, ¿que hay que hacer cuando vienen imágenes o pensamientos negativos provocados por una elevada ansiedad? Dejarlos estar: no luchéis contra ellos, (tampoco os asustéis ni les tengáis miedo). Esto es muy, muy importante.
No os hagáis preguntas sobre esos pensamientos o imágenes, no le dediquéis un segundo de vuestro tiempo. Tan sólo seguid con vuestra rutina y con lo que estéis haciendo y dejad esos pensamientos ahí, (ya se irán por si solos).
No intentéis apartarlos de la mente por ser desagradables, ¡no! Vendrán con más fuerza, (seguramente ya os ha pasado).
Sé que no es fácil, al principio os costará un poco como me costó a mí, porque son pensamientos siempre muy desagradables, nefastos, tétricos...Pero si conseguís dejarlos estar, e ignorarlos, (sin querer expulsarlos ni reaccionar contra ellos), tarde o temprano se irán y casi sin daros cuenta, aparecerán con menos intensidad y frecuencia hasta que desaparezcan del todo.
Es muy importante no agobiarse ni tener prisa porque desaparezcan estos pensamientos: sólo no hagáis caso por muy terrible o desagradable que sea la imágen o pensamiento que os venga a la mente. (Repito: no luchéis contra ellos, ni os hagáis preguntas, sólo dejarlos estar).
Si nos concienciamos bien de esto y tenemos paciencia, ya tenemos mucho ganado para en un futuro conseguir disminuir bastante nuestro grado ansiedad.
(Nota: este consejo es, sobre todo, para los que tienen problemas de obsesiones, (rumiadores, obsesivos compulsivos), a nivel mental. Para otras obsesiones que tienen que ver con lo físico o con sensaciones, también se ha de actuar de forma parecida porque, al fin y al cabo, a cualquier síntoma de la ansiedad, (ya sea físico o mental), no hay que hacerle caso ni tenerle miedo.

Como funciona la ansiedad

Sin querer entrar en tecnicismos ni explicaciones complejas, (de forma sencilla), podríamos decir que la ansiedad siempre opera como un círculo vicioso.
La ansiedad genera miedo y el miedo genera ansiedad. Esto crea un bucle que cada vez se va haciendo más grande: cuanto más alto es el grado de la ansiedad en la persona, mayor será la frecuencia e intensidad de las obsesiones. (Las cuales a su vez, se retroalimentan y generan más ansiedad de modo que si no salimos de este círculo vicioso, será muy difícil que la ansiedad disminuya)
¿Y cómo salir? Lo primero pérdiendole el miedo a los síntomas y obsesiones, como hemos explicado en el apartado anterior.
Así es que aunque al principio cueste, si somos capaces de no asustarnos con estos síntomas tan desagradables, ya tenemos mucho ganado para que la ansiedad vaya perdiendo fuerza de forma paulatina.
(Esto sería un primer paso como dije antes, más adelante veremos todo lo que tenemos que hacer para mantener esta patología a raya y que no nos vengan a la mente o al cuerpo tan desagradables obsesiones y síntomas).

¿Por qué tenemos ansiedad? ¿Cómo llega a nuestras vidas?

Aunque hay muchos estudios que hablan de una predisposición genética en algunas personas para desarrollar futuros trastornos de ansiedad, lo cierto es que el hecho de que empecemos a tener problemas de este tipo yo creo que se debe casi siempre a factores de personalidad, crianza, ambiente y experiencias vividas.
En múltiples ocasiones, detrás de un trastorno de ansiedad, se esconde una forma equivocada de estar en el mundo, (por así decirlo).
Si la ansiedad ha llegado a nuestras vidas es porque hay una serie de causas que hemos ido acumulando en el tiempo. (A veces incluso desde la infancia).
Ha llegado el momento en el que, saturados a nivel mental, hemos empezado a experimentar unos síntomas porque nuestra mente "no puede más" y nos está avisando de que algo va mal.

Aquí van algunos de los motivos más comunes por los cuales se suele tener ansiedad, (tanto si es desde hace poco tiempo, como si arrastramos el problema desde la infancia).
En el punto "Como curar mi ansiedad", hablaremos y explicaremos cada uno de ellos.
-Falta de horas de sueño o de descanso adecuado.
-Conflictos en el hogar o en el trabajo
-Vida tensa, llena de conflictos y peleas en hogar/trabajo/vecindario ect...
-Preocupaciones de todo tipo y el agobio que nos trae pensar mucho en ellas.
-Pensar demasiado en el pasado o futuro
-Ser estrictos en todo, (haber recibido una educación estricta)
-Pensar en exceso y de forma minuciosa en todo, (hasta en cosas sin importancia)
-Tomarse las cosas muy a pecho: cualquier cosa que nos dicen o nos hacen, (aunque no sean graves).
-Educación religiosa estricta: más típico de épocas pasadas. (Consistiría en un exceso de escrupulosidad, a la hora de cumplir deberes religiosos). Termina por ser un suplicio en el cual la persona siempre se siente pecadora e indigna, (pese a que cumpla las normas y dogmas a 'rajatabla').
-Padres ansiosos: aunque no se hereda a nivel genético, sí es cierto que podemos aprender de nuestros padres o tutores un comportamiento de personas asustadizas o estrictas, pues al fin y al cabo, la forma en que nos crían de niños define nuestra personalidad en la madurez.

Síntomas de la ansiedad:

Según muchos estudios, hay más de 50 síntomas que se le pueden atribuir a la ansiedad, (quizá sean más). También se ha de tener en cuenta que cada persona los sufre de una manera muy partícular. Teniendo en cuenta esto, es cierto que se pueden enumerar una serie de síntomas que son los más comunes y que se manifiestan en la gran mayoría de los casos, de forma muy similar. (Seguro que muchos os serán familiares).
Vamos a enumerar algunos de los mas frecuentes:
-Trastornos del sueño: dificultad para conciliar el sueño, no poder dormir suficientes horas, despertarse muchas veces durante la noche...
-En la cabeza: dolor/pinchazos
-En el pecho: taquicardias, palpitaciones, dolor de pecho, opresión...
-Respiración: sensación de ahogo, hiperventilación.
-Sensaciones: de irrealidad, despersonalización, (nos vemos en tercera persona, nos sentimos ajenos, extraños a nosotros mismos)
-Pensamientos: pensamientos e imágenes negativos. (Pensamientos pésimos, relacionados con suicidio, muerte, contaminación, hacer daño a alguien o a nosotros mismos, o cualquier otra idea o imágen que atente contra lo que significa algo importante para nosotros)
También puede ser que guarden relación con cosas sagradas. (En definitiva, cualquier cosa que nos importe y atente contra nuestros valores).
Todos nuestros miedos e incertidumbres pueden valerle a la ansiedad para enviarnos esos pensamientos que parece no nos podemos quitar de la cabeza de ninguna manera.
(Decir que estos pensamientos aumentan en frecuencia e intensidad cuando mayor sea el grado de ansiedad que sufrimos, es decir: si la ansiedad está muy alta, por desgracia, estos pensamientos estarán de forma continua molestándonos).
Repito: dejarlos estar, no les deis importacia ni luchéis contra ellos.
(Aquí entraría la gente que sufre Trastorno Obsesivo Compulsivo, que en definitiva, es un trastorno asociado a la ansiedad).
-Hipocondria: creer que vamos a sufrir enfermedades de todo tipo, (sobre todo cuando escuchamos que otra persona las padece o las mencionan en televisión).
Es frecuente que cuando sufrimos ansiedad, pensemos que la padecemos e incluso nos parezca tener los síntomas de tal o cual enfermedad. (Decir que la afección estrella de la hipocondria suele ser el cáncer, pero cualquiera vale, con tal de que nos aterrorice la idea de sufrirla).
-Desánimo, tristeza, preocupación, y en definitiva, angustia vital. (Estas son señales inequívocas de que algo va mal y que posiblemente ya llevamos un cierto tiempo sufriendo ansiedad).
-Mareos: con el consiguiente miedo a caer al suelo.
-Ataques de pánico.
-Miedo a volverse loco o a perder el control de nosotros mismos. (No os asustéis: nunca pasará nada de esto).
Otros síntomas también serían adormecimiento de manos, dolor brazo izquierdo, visión borrosa, naúseas, temblores...
Quizá éstas sean las señales más frecuentes que nos indican que estamos sufriendo un trastorno de ansiedad.
(Decir que hay más síntomas y también se debe destacar que al fin y al cabo puede haber personas en las que haya variaciones a la hora de sentirlos).

Como curar la ansiedad. (Mi receta y opiniones):

Este es quizá el apartado por excelencia de este escrito. Ya conocemos al enemigo, ya sabemos su modus operandi, pero ¿cómo combartirlo de forma eficaz? ¿Cómo mantenerlo a raya para que no nos amargue la existencia con sus síntomas tan desagradables?
Lo cierto es que estoy seguro de que podemos curar nuestra ansiedad. Ahora bien, es una tarea que nos concierne a nosotros en un 90%, (nadie lo hará por ti ni por mí).
Y aunque es cierto que hay cosas que son dificiles de cambiar, hemos de hacerlo sí o sí, y si no somos capaces, estaremos perdiendo el tiempo y por desgracia, seguiremos llevando la ansiedad pegada como una lapa.
(Yo creo que todo el mundo es capaz de conseguirlo si se lo propone de veras, no hace falta ser un superhéroe ni tener cualidades extraordinarias: tan sólo llevar una serie de normas o consejos a la práctica de una forma muy seria y con ello y con un poco de paciencia, nos desharemos poco a poco de la ansiedad).
Aquí van estas recetas:
1. Sueño: siempre digo que la mejor pastilla contra la ansiedad es dormir bien y muchas horas. Si normalmente necesitamos dormir 8 horas, cuando tenemos ansiedad tenemos que intentar dormir 10/11 horas. (Es cierto que a veces no es posible, pero por favor, intentad dormir lo máximo posible porque cuando estamos durmiendo, nuestra mente está relajada y en calma, nuestro cerebro descansa y al día siguiente todo funcionará mejor). Si no estamos durmiendo bien por culpa de la ansiedad, tenemos que intentar solucionar este problema cuanto antes, sin obsesionarnos con el tener que dormir mucho o pronto, intentando llegar relajados y cansados a la hora del sueño. (E ir procurando, día tras día, dormir el máximo posible de horas).
2. Dieta: La alimentación es clave en la vida de todo ser vivo: "somos lo que comemos", ( se suele escuchar).
Cuando tenemos ansiedad, cobra mucha importancia una dieta sana en la que abunden los alimentos ricos en omega3 y triptófano. (No soy un experto dietista, pero si os puedo decir que los frutos secos, (nueces, pistachos, almendras etc.); el pescado azul, los garbanzos y finalmente las frutas, cobran vital importancia cuando nos hallamos inmersos en un trastorno de ansiedad.
Basta de comida basura: fuera alcohol, bebidas energéticas, café, chocolate...
Tenemos que tomarnos esto muy en serio. (Es curioso pero es algo en lo que pocas veces hacen hincapié psicólogos y pisiquiatras, pero que repito, para mí es fundamental para combatir de una forma seria la ansiedad).
3. Deporte: Otro de los pilares fundamentales anti ansiedad.
Hay que apuntarse a algún deporte y ahora ya no nos valen las excusas. Cuando hacemos deporte se oxigenan las células de nuestro cuerpo y liberamos mucha hormona del stress, con lo cual bajan nuestros niveles de ansiedad.
Correr, padel, bici, fitness... (lo que sea), pero tenemos que hacer deporte.
Nos distraerá, mejoraremos nuestra autoestima, adelgazaremos, nos propondremos nuevos retos y un sinfín de cosas positivas que nos ofrece la práctica de cualquier actividad deportiva.
Animaos y apuntaros a algún deporte, gimnasio o club, aparte de cultivar nuestro cuerpo y mente, nos da la oportunidad de hacer nuevas amistades.
(Este punto nos es trivial, es totalmente obligatorio si queremos mejorar en nuestro problema de ansiedad).
4. Relajación: nadie duda de que el tren de vida que llevamos en la actualidad es de forma desmesurada, acelerado y estresante. Por eso, cobra especial importancia el aprender a relajarse. Existen múltiples maneras de hacerlo; hay quién lo consigue con música o bien practicando diversas posturas, otros lo hacen con la respiración. (Hay quienes tienen sus propios métodos exclusivos).
En cualquier caso, cuando estamos, (y cuando no), inmersos en un trastorno de ansiedad, hemos de intentar tener un pequeño tiempo todos los días para el relax.
Os aconsejo, (si no sabéis), que busquéis métodos y escojáis el que os guste u os parezca más efectivo.
5. Carácter: este es quizá el punto más controvertido y complejo de explicar y de cambiar. Cuando tenemos ansiedad, aparte de por muchos motivos, es porque nuestra forma de estar en el mundo es equivocada. Suena mal, pero así es.
Tenemos que cambiar todas aquellas cosas que puedan alimentar nuestra ansiedad a corto o largo plazo, y no nos queda otra que mejorar: nuestra personalidad .(Cosa muy difícil pero para nada imposible).
Os animo a perseverar hasta conseguirlo.
Pero ¿cómo? Voy a dar algunos consejos que puedan ayudar:

a) Como nos afectan las cosas: esto es clave. Tenemos que dejar de ser tan sensibles. Si somos de esas personas que nos tomamos todo demasiado a pecho, mal camino llevamos... Hemos de cambiar, ser fuertes, dejar de darle tanta importancia a las cosas.
Cuando alguien tiene un mal gesto, o alguna mala palabra con nosotros, hemos de restarle importancia y, sobre todo, no darle más vueltas.
Los que sufrimos ansiedad, acostumbramos a exagerar y pensar en exceso en cualquier tonteria que nos ocurre en la vida cotidiana. Así que es crucial ser fuertes y afrontar las cosas con tranquilidad, (sin darle vueltas ni enfadarnos.
b) Conflictos continuos: por desgracia hay épocas y circunstancias en la vida por las que se vive con enfrentamientos a diario, (ya sea en el trabajo, en casa o con vecinos).
Muchas veces nos atormentamos por las cosas que hicimos mal; es comprensible. Pero también hemos de saber que nada ya podemos cambiar del pasado y que lo bueno que pueda venir en el futuro, dependerá de lo bien que lo hagamos ahora, en el presente.
Por eso, vive ahora, haz las cosas bien hoy, y no tendrás que arrepentirte mañana de no haberlo hecho bien. En definitiva: no le des tantas vueltas al pasado ni a lo que vendrá en el futuro, (al fin y al cabo nadie lo sabe), y gasta todas tus energías en el hoy.
Resumido: ¡no pienses tanto!
d) No calcularlo todo tanto ni planificar en exceso: cuando emprendemos un proyecto o hacemos algún plan, las personas con ansiedad tendemos a planificar todas las cosas demasiado. Miramos todos los pormenores de forma escrupulosa para que todo salga perfecto.
Si eres de esta clase de personas, has de saber que aunque no está mal hacer una buena planificación de lo que vayamos a hacer, hay que aprender a ser flexible e improvisar. Eso no significa ir a "lo loco" y no calcular nada, pero hemos de abrirnos a improvisar y cambiar nuestros planes en función de lo que convenga en el momento. Así que hemos de perder el miedo a que las cosas salgan mal y a hacer el ridículo.
No siempre las cosas salen perfectas ¿y qué? Ya se buscará solución ¿Cual? Ya se verá cuando llegue el momento.
e) Dejar a un lado nuestra timidez, ser echados pa´lante: no te acobardes, por miedo a que algo no vaya a funcionar o por la posibilidad de hacer el ridículo. Si tienes un plan, un proyecto, sé valiente e inténtalo. Sé prudente, pero no miedoso.
Pierde un poco la timidez y relacionate con quien merezca la pena: sal a la calle sin complejos. Es fácil decirlo, (lo sé). Pero, al menos, hemos de intentarlo aunque sea un poco día a día.
Tenemos que perder las "vergüenzas tontas", esto nos ayudará a reforzar nuestra autoestima que es otro factor clave para mejorar con nuestros problemas de ansiedad.
f) Reforzar nuestra autoestima: receta antiansiedad fundamental.
Tú vales mucho. Sí, creételo y manda al garete a toda esa gente que te ha dicho, (o te dice), que no vales para nada. Seas como seas, con lo bueno y con lo malo, más guapo o más feo, vales tu peso en oro. Deberías a empezar a fijarte más en tus virtudes y menos en los defectos, que, por desgracia, tanto nos recuerdan los demás...
Refuerza todo lo positivo que hay en tu persona, también la belleza exterior y siéntete afortunado por todo lo bueno que te rodea y por las personas que te quieren. (Si quieres puedes apuntarlo en un papel, hacer una lista y te darás cuenta de la cantidad de cosas maravillosas que hay en ti y en la vida que te rodea). Ni todo es malo ni todos son malos.
La vida es una oportunidad: no dejes que la ansiedad ni el tedio te roben la posibilidad de disfrutarla.
g) No ser tan estrictos: quizá porque los han educado así, pero hay muchas personas que afrontan las cosas de la vida con una disciplina militar. Hay que ser ordenados y responsables, sí, pero nos equivocamos cuando somos demasiado estrictos y escrupulosos para todo.
(En ningún caso hablo de dejadez, pero hemos de aprender a ser flexibles: lo que hoy no se pueda hacer se hará mañana, si nos equivocamos siempre habrá tiempo de rectificar, y siempre saber que no se puede ni acertar ni ser perfectos en todo).
Cuando algo sale mal no hacer de eso un drama, gastar energías en buscar soluciones y no en lamentarse ni quejarse, haciendo de nosotros y nuestro entorno un manojo de nervios. Más flexibilidad en nuestros quehaceres diarios, será bueno para nosotros y para los que conviven/trabajan con nosotros.
Este es un rasgo muy común en las personas con tendencia a los trastornos de ansiedad, así que es importante corregirlo lo antes posible.
(Como dije antes, el cómo nos han educado tiene mucha culpa de ésto, pero ahora no es tiempo de buscar culpables, ahora es tiempo de cambiar.
h) Positividad: basta ya de derrotismo y negatividad. Hay que ser más positivos en todas nuestras ideas y proyectos ¿Por qué las cosas no pueden salir bien? ¿Y si salen mal? Siempre nos queda volverlo a intentar.
Intentemos sacar pecho y perder miedo a afrontar nuevos retos y siempre con una mentalidad más positiva. (Las cosas pueden salir bien o mal pero al menos lo habremos intentado).
i) Saber decir que no: este es un punto en el que yo fallaba mucho. Tuve que trabajarlo (y aún estoy en ello), de forma enconada para solucionarlo.
Siempre que alguien me pedía algo nunca sabía decir que no, (inclusive cuando eran favores que me acabaran perjudicando). No tenía la personalidad suficiente para enfrentarme a un amigo o a un jefe y ponerle las cosas claras y saber decir que no o cualquier otra cosa.
Al final, siempre acababa siendo el buenazo y claro, cuando la gente se da cuenta de esto, tiende a aprovecharse. (Puede que no sean todos, pero este mismo problema lo tienen muchas personas con ansiedad).
Si dicen que no a algo, se sienten mal, (o se creen malos), y esto no es así para nada. Saber decir que no, no implica ser malvados o insolidarios, (tampoco nos van a querer menos por tener personalidad y dar la negativa cuando algo no nos convenga o cuando se quieran aprovechar de nosotros).

Otros consejos importantes:

-No quedarse en casa: importante salir de casa cuando tenemos ansiedad. (Dar un paseo, salir de compras o a tomar algo, hablar con amigos y sobre todo, no tener vergüenza de contar nuestro problema de ansiedad). No te quedes en casa aburrido y dándole vueltas a la cabeza.
Sal a dar un paseo o a hacer deporte.
-Controlar lo que vemos/leemos: poco favor nos vamos a hacer si, por ejemplo, nos gustan las películas/novelas de drama o terror. (La verdad es que a mí personalmente no me gustan ni cuando no tengo nada de ansiedad...)
Son totalmente desaconsejables este tipo de filmes o lecturas cuando estamos inmersos en el océano de la ansiedad. Yo recomiendo películas de humor o aventuras, sin finales trágicos ni escenas macabras. Lo mismo pasa con las lecturas: es mejor leer novela de aventura, humor, autoayuda etc. Pero por favor: nada que nos aporte negatividad.
-Arreglarse, maquillarse, vestirse bien, verse guapos/as: basta de andar todo el día con cualquier ropa, (si es que lo haces), despeinados o sin afeitar.
Ahora que tenemos ansiedad hay que ponerse más guapos que nunca, mirarnos al espejo y vernos bien. Esta actitud de querernos un poco más a nivel físico reforzará nuestra autoestima. (Éste es un factor que cuando tenemos ansiedad es muy importante mejorar).
-Exceso de ordenador/televisión/móvil: esta es una tremenda carga que le echamos a nuestra mente casi sin darnos cuenta. Está comprobado que el parpadeo continuo de pantallas de televisor y ordenador saturan y cansan mucho a nivel mental.
Está bien un rato, pero no podemos estar todo el día enganchados a las pantallas sin dar descanso a nuestro cerebro. Lo mismo pasa con el móvil: cuando estamos todo el tiempo pendientes de él, (sobre todo watshap).
Aunque no lo creamos, esta dependencia nos estresa sobremanera. Así que hay que disminuir su uso y, sobre todo, no estar demasiado tiempo de continuo pendientes de la tecnología. (Al menos ir haciendo descansos, y cuando nos encontremos en un pico alto de ansiedad, disminuir en lo posible su empleo).
Quizá la lectura sea un buen sustituto.
-Música: la música alegra la vida, que duda cabe. Es bueno que te pongas música, (la que más te guste o te relaje), que disfrutes escuchándola, que cantes, que bailes.
A todos nos pasa que cuando escuchamos una canción que nos gusta, nos sentimos más contentos, tenemos ganas de cantarla o repetir el estribillo, (aunque sea en voz baja).
La música entretetiene y nos hace más felices por eso, no desestimes esta receta aunque parezca poco importante.
-¡Sonrie!: ansiedad=angustia, tristeza. Cuando tenemos mucha ansiedad, no tenemos ganas de reir, (estamos preocupados, tensos, nerviosos...) Eso se refleja, (y de que manera), en nuestra cara. Hemos de hacer un esfuerzo por sonreir, ser felices; poner buena cara, saber escuchar un chiste o una cualquier anécdota graciosa. Vamos a cambiar la cara larga, tensa, de nervios... por una sonrisa. Bromear con un familiar o amigo, ver una película de risa con alguien o hacer planes divertidos, son cosas que están a nuestro alcance y que contribuirán a que nuestros problemas de ansiedad vayan bajando enteros.
-Medicina natural: yo no la usé, pero al ser natural, hay quién la recomienda porque no crea adicción ni tiene efectos secundarios. No soy un especialista en este tema, (quizá os informarán mejor en una herboristería). En cualquier caso, casi siempre se suele utilizar: Melissa, Valeriana y también el Hipérico.
Estas hierbas naturales ayudan a relajar el sistema nervioso sin ser tan adictivas como la medicina que nos recetan en las consutas médicas. (Pero poco os puedo decir ya que en mi caso no hice uso de ella).
Dependerá de cada cual, y siempre mejor pedir información a una persona entendida en el tema.
Y por último: sabed siempre que la ansiedad es inofensiva y nunca nos podrá hacer daño. No tengáis miedo a nada ni a nadie. Paciencia. (Por experiencia os digo que la ansiedad no se cura rápido). Es un proceso, y diría que más bien lento. Cuando empecéis a mejorar, puede que haya días o semanas que esteis un poco peor pero ¡no desesperéis! No tiréis la toalla y seguid insistiendo, quizá tardéis pero la perseverancia dará sus frutos.

¡Ánimo!
SIGUE LEYENDO

Estudio de investigación sobre el toc de la psicóloga Sara Llorens. ¿Te animas a participar?

Posted by Reyes On martes, 3 de julio de 2018 0 comentarios
Antes que ninguna otra cosa, necesito deciros que siento con TODA MI ALMA mi retraso, (uno tan imperdonable...)
Mi vida ha cambiado en los últimos meses y, sin querer, le he podido dedicar mucho menos tiempo al blog. (También en Face y otras redes sociales he estado menos activa).
Lo siento muy sinceramente.
Sólo tenía que organizarme correctamente y lo cierto es que no he sabido hacerlo.
Mi compromiso ha continuado, (casi exclusivamente), a través del trato personal o el teléfono y de ningún modo debería haber sido así: lo siento muchísimo.
Voy a intentar ser consecuente conmigo misma y con vosotros responsabilizándome como debo, (y deseo), de este proyecto. (Incluso haciéndolo crecer).

Con este propósito, hoy quiero compartir con vosotros una información que me ha ilusionado muchísimo y, al mismo tiempo, pediros vuestra colaboración.
Se trata del estudio de investigación que está llevando a cabo la psicóloga especializada en toc Sara Llorens y que tiene como principal objetivo poner en valor aspectos del toc que considera muy importantes, (y que no han sido contemplados hasta el momento), con el deseo de poder mejorar las terapias actuales para que resulten más efectivas.
Es ilusionante y muy esperanzador para mí porque conozco a Sara, (como profesional y como persona), y sé que los resultados de este estudio, sí servirán para ayudar a muchos pacientes que a día de hoy, no encuentran en la terapia convencional, (tal y como está diseñada), una solución eficaz.
Por eso necesito pediros vuestra participación.
(Desgraciadamente, todavía hay que avanzar mucho en la forma de tratar este trastorno y ésta es una oportunidad para cambiarlo).
Es nuestra oportunidad de decir qué consideramos que se está haciendo mal y de expresar lo que necesitamos a quién de verdad le importa y quiere escucharlo.
(Fue Sara quién me descubrió la terapia basada en la inferencia y cómo los cinco sentidos ayudaban a identificar las obsesiones; también fue la primera profesional que confió en mí para ayudar a otros afectados e incluso supo ser una amiga cuando la necesité en el ámbito personal).
Confío en su profesionalidad porque conozco su dedicación y su compromiso.
Por todo ello, hoy soy yo quién os pide vuestra ayuda invitándoos a colaborar en un proyecto en el que deposito todas mis esperanzas.

Para poder participar, sólo hay que completar unos cuestionarios y realizar una entrevista con Sara, (que puede ser presencial o a través de Skype), y que, por supuesto, sería anónima.
Se encuentran justo ahora en la parte final de la recogida de voluntarios, por este motivo, si os animáis a participar, (por favor), escribidle a su e-mail de contacto: sllorens@cop.es, (o si lo preferís, a mi dirección de siempre: reyescmcm@gmail.com)

Hoy mismo iré respondiendo a todos los comentarios y a los correos personales.
(POR FAVOR, ACEPTAD MIS DISCULPAS MÁS SINCERAS Y MÁS SENTIDAS).

OS QUIERO, (MUCHO, AUNQUE SOY CONSCIENTE DE QUE NO SIEMPRE ESTOY A LA ALTURA).

¡MILLONES DE GRACIAS!!! ;"-*****************************************

Reyes Corbató
SIGUE LEYENDO

VI Reunión Nacional del Toc: Traspasando fronteras

Posted by Reyes On lunes, 12 de febrero de 2018 5 comentarios
Un año más, he tenido la inmensa fortuna de poder asistir a la Reunión Nacional del Toc, (la sexta edición ya), que organiza la Asociación TOC Granada en la localidad de Monachil y que concentra a profesionales especializados en este trastorno de todo el mundo y también, a afectados y familiares.

¿Qué puedo decir sobre esta experiencia?

Reencontrarme con amigos a los que quiero, (y admiro), poder conocer personalmente a todos aquellos con los que hasta ahora solo había podido tener un contacto virtual, (y cambiarlo por un abrazo); compartir experiencias vividas y los momentos únicos que se crean sólo en este encuentro anual... ¡Ha sido MARAVILLOSO!
(En realidad, me cuesta ponerlo en palabras porque es uno de los acontecimientos más especiales que suceden en mi vida, cada mes de febrero, desde hace 4 años...)

Las ponencias de la Doctora Christine Purdon, (Catedrática del Departamento de Psicología de la Universidad de Waterloo), primero, y de la Doctora Luisa Lázaro, (Jefa del Servicio de Psiquiatría del Hospital Clínic de Barcelona), después, nos permitieron conocer algunos de los aspectos teóricos, (psicológicos, psiquiátricos y neurológicos), más representativos, (y significativos), de esta afección.
Sobre ellos, se centran los últimos estudios con prácticas que aplican una terapia psicológica más específica y eficaz, (que incluye la psicoeducación y cambia las rumiaciones y compulsiones por pautas naturales destinadas a recuperar la vida saludable del paciente con toc).
También el tratamiento farmacológico se ajusta a las necesidades neuropsiquiátricas que presenta el paciente cuando la terapia por sí sola resulta insuficiente.
Personalmente, ambas ponencias me descubrieron un nuevo enfoque del toc que no conocía como tal, (y supone una nueva oportunidad de tratamiento que abarcará mayores posibilidades de superación). Consiste en tolerar la incertidumbre no como una consecuencia de la terapia psicológica si no dentro de la propia psicoeducación.

Sabemos que todas las personas sufrimos la presencia de ideas intrusivas y que es la interpretación errónea que hacemos de las mismas lo que las convierte en obsesiones pero disponer de un número mayor de herramientas para poder verlo más facilmente durante el proceso cognitivo, nos ayudará a enfrentar el toc exitosamente.
Y esto podemos aprenderlo desde niños, (cuando se presentan los primeros síntomas obsesivos).

Fue un auténtico privilegio poder escuchar a estas dos grandísimas profesionales.
Os dejo los links de sus respectivos currículums porque son impresionantes:

Doctora Christine Purdon:

http://www.asociaciontocgranada.com/wp-content/uploads/2017/10/CV-Purdon.-Traducci%C3%B3n.-Purdon-CV-Dec-2016.pdf

Doctora María Luisa Lázaro:

http://www.asociaciontocgranada.com/wp-content/uploads/2017/10/cv_llazaro_granada-1.pdf

(Nada más estén disponibles los vídeos, os lo comunicaré para que podáis disfrutar de ambas ponencias completas porque sin duda, merecen ser escuchardas con muchísima atención).

Pero si hay algo que destacaría de esta reunión, sería la cantidad de testimonios de personas que han superado el toc, (o están en proceso), tras haber recibido terapia integral en la Casa de Campo La Encina que la Asociación TOC Granada creó hace ahora un par de años y que se ha convertido en el centro de referencia para tratar esta afección a nivel nacional. (Me atrevería a decir que también, internacionalmente).
Ahora un paciente con toc puede recibir terapia psicológica especializada y de calidad de una forma intensiva y además, acompañarla de un conjunto de actividades destinadas a recuperar la normalidad en su vida, potenciando, naturalmente, sus cualidades y cada una de sus virtudes.
¡Es que nuevamente no encuentro palabras para describir la importancia que tiene este centro y todo su valor!

Aurelio, (presidente de TOC Granada), ha conseguido reunir a un grupo excepcional de psicólogas, (todas ellas especializadas en el tratamiento del toc a partir de una base cognitivo-conductual que se adapta a las necesidades específicas de cada trastorno, la personalidad del paciente y sus circunstancias), un psiquiatra y una terapéuta ocupacional comprometidos con la afección y a un conjunto de personas vinculas al toc con un corazón enorme.
El resultado es el primer centro psicológico especializado en el tratamiento del toc que tantísimo necesitábamos y con el que, por desgracia, la sociedad todavía no se había comprometido.
(Igual alquien que no conozca a Aurelio, a la asociación o mi vinculación con ellos y el toc, podría pensar que exagero pero a ti, mi admirado y queridísimo Aurelio, necesito decirte que verdaderamente no me alcanzará la vida para intentar agradecerte que lo hayas creado.
Sólo tú sabes lo que te ha costado, lo que a día de hoy te sigue costando mantenerlo en activo, y la cantidad de sacrificio invertido y corazón).

Mi deseo es que este proyecto pueda seguir creciendo con la ayuda de las instituciones pertinentes y por supuesto, la de todos nosotros. (Así albergaría a más pacientes y contaría con los medios necesarios para atenderlos sin que consumiera todo vuestro tiempo).
Me pregunto si esta iniciativa podría llegar a ser considerada por otras asociaciones, (ya, por el sistema público sanitario, ¡sería un sueño!).
Tal vez por algún profesional especializado que decidiera aceptar el reto en el sector privado...
Me pregunto si sería posible crear nuevos espacios de salud destinados a ayudar a quienes tanto lo necesitan en otros puntos de España.
Personalmente no sé cómo darle forma a esto, Aurelio, pero te doy mi palabra de que voy a esforzarme para contribuir en esta causa, (intentándolo, como mejor sepa).

Volviendo a la descripción de lo que fue esta VI Reunión Nacional del Toc para todos vosotros, os cuento que para finalizar, pudimos ver en primicia, el estreno del cortometraje "Reparto Obsesivo". Llevada al cine por la productora Technifilm, cuenta la historia real de un compañero de la asociación y con ella, TOC Granada quiere visibilizar este trastorno en la sociedad y de una forma real, (reflejando cómo lo vive la persona que lo desarrolla, el tratamiento que requiere y la comprensión que necesita).
Menos el personaje principal, (actor profesional que "bordó" su papel como protagonista), el resto de actores que intervienen en la película son voluntarios de la propia asociación.
¡Es increíble lo que puede llegar a mover el corazón y la voluntad! (Chicos, ¡estáis magníficos todos!)
La asociación desea que este corto pueda ser proyectado por las diferentes fundaciones que deseen ayudar a conocer el toc y cuál es su tratamiento, (contribuyendo además, a romper el estigma que ya existía en la sociedad y que se ha visto incrementado por la película "Toc Toc").
Hablaré con Aurelio para saber cuál es la mejor manera de mostraros el resultado de este admirable trabajo en equipo y, ¡os mantengo informados!

Aquí os dejo, además, el enlace desde el que podéis acceder al tema principal de la película, "Dame tu Amor", interpretado por Los Gemelos de Granada y que nosotros pudimos disfrutar en directo. ¡Me encantó su ritmo alegre y en especial, la letra! (Esta sí nos representa).

https://www.youtube.com/watch?v=XrnGdXD4n8Q

Me llevo reencuentros y presentaciones que fueron mágicos, (entre ellas, la de María Isabel Torrejón con su libro "Mi vida contigo y junto a ti", dedicado, y que cuenta su experiencia personal con el toc); nueva información sobre esta afección cada vez menos desconocida gracias a personas valientes y comprometidas y en definitiva, lecciones de lucha y superación que son realmente inspiradoras.
Me llevo amigos que me recuerdan que no existe el "no puedo" mientras te mantienes en el intento y por último, me llevo el convencimiento de que los sueños, (con esfuerzo y con un buen trabajo), se convierten en realidad.

Gracias al Hotel Los Cerezos por volcaros con nosotros con una humanidad a la altura de vuestra profesionalidad: estamos "en casa" y lograr eso es muy difícil.

¡Ojala compartiendo mi experiencia, os haya podido acercar lo que ha sido la reunión este año! (Aunque sea vivida por mí, me encantaría que pudiérais llegar a sentirla como vuestra).
Sé que muchos deseabais poder asistir pero, ¡os tuvimos bien presentes!
Las puertas de la asociación siempre permanecen abiertas, ¡así que habrán muchas ocasiones más! (Por favor, no os preocupéis).
En cuanto estén los vídeos, os los pasaré, (todo quedó guardado para vosotros).

La conclusión que personalmente saco de esta reunión es que todas las personas sufrimos la presencia de ideas intrusivas pero quien desarrolla toc, hace una mala interpretación de las mismas convirtiéndolas en obsesiones. Sin embargo, es posible reinterpretarlas en la forma adecuada y el afectado puede llegar a descubrir su irrealidad.
Una vez logra esto, es capaz de sustituir las compulsiones por pautas de comportamiento naturales.
La idea principal es que no nos puede seguir obsesionando algo en lo que sencillamente ya no creemos, (ni siquiera nos puede producir temor o generar duda).
Humildemente creo que la clave para poder superar las obsesiones es comprobar que no son reales y esto se puede conseguir si recibimos un buen tratamiento, (muy intensivo y personalizado), y existe una implicación absoluta tanto del afectado como del profesional especializado.

¡Muchísimas gracias por permanecer en la lucha!!!!! Recibid, (por favor), un abrazo inmenso con todo mi cariño. (OS QUIERO) ;"-************************************************************

Reyes Corbató






SIGUE LEYENDO

Poesía al toc, (de Marisa García Cortizas)

Posted by Reyes On martes, 9 de enero de 2018 5 comentarios
"En la angustia de esta vida
Noto como late mi triste corazón...
Es una tormenta implacable que no cesa
Maldito TOC que me ahoga

Le digo a mi mente... ¡es mentira!
Todo es un fantasma que no existe
Si fuera valiente...si lo fuera
Le mataría...sí, ¡le mataría!

Sueño con la calma...ese mar en calma
Pero tengo miedo...el agua me cubre
No puedo nadar... no puedo
Un tronco...necesito un tronco donde asirme

Nada...no puedo tocar NADA
Pero si puedo...se que puedo
Lo haré...no se como...
¿De qué tengo miedo?

Seré infiel a sus deseos
sin él saberlo...
Le engañaré
Como él me engaña

Poco a poco...sutilmente
Sin que me vea escaparme
Iré desapareciendo...
En silencio"

Y lo consiguió ;"-)

Esta poesía es un regalo de Marisa, (una amiga a la que QUIERO, y a la que, además, ADMIRO).
Le pedí permiso para poder publicarla en el blog y ella, enseguida, aceptó porque... ¡es UN SOL ENORME!!!!!) ;"-***************************************
Con esta poesía, (la que considera humilde y que nació de su propio sufrimiento después de 17 años sufriendo un toc que, a día de hoy, ha conseguido superar), Marisa quiere transmitirnos esperanza y regalarnos todo su cariño.

El valor que tiene un nuevo testimonio de superación considero que es infinito. Pero en esta ocasión, además, viene expresado de la forma más hermosa.


¡MILLONES DE GRACIAS, MARISA, PRECIOSA, POR ACCEDER A COMPARTIRLO Y POR TU DESEO, (TAN GRANDE), DE AYUDAR A OTROS AFECTADOS!!!!
(TE QUIERO MUCHO) ;"-*************************************************








SIGUE LEYENDO

VI REUNIÓN NACIONAL DE TOC PARA AFECTADOS Y FAMILIARES

Posted by Reyes On lunes, 23 de octubre de 2017 0 comentarios

¡Ya tenemos fecha para la VI Reunión Nacional de Toc para afectados y familiares que organiza la Asociación TOC Granada!!! ;"-********************************

Será el sábado 3 de febrero de 2018 y como cada año, se celebrará en el Hotel Los Cerezos, en el municipio de Monachil, (Granada).
Comenzará a las 9:30h y está previsto que finalice a las 20:30h. Además de poder disfrutar de ponencias de altísimo nivel, este tiempo supone una oportunidad de convivencia entre nosotros, (enriquecedora y maravillosa).
Este año, la VI Reunión Nacional de Toc lleva por título: "EL TOC, TRASPASANDO FRONTERAS" y es que nos acercará el conocimiento que existe de esta afección y su tratamiento, en países tan avanzados como Estados Unidos y Canadá.
Para ello, contará con la presencia de la Profesora Christine Purdon, (catedrática del Departamento de Psicología de la Universidad de Waterloo, en Canadá).
Como destacada investigadora del tratamiento del Trastorno Obsesivo Compulsivo y autora de publicaciones como "Superando las obsesiones" y "Tratamiento cognitivo-conductual del tratamiento obsesivo-compulsivo: más allá de lo básico", con su ponencia "Porqué persisten las obsesiones", nos trasladará sus valiosos conocimientos y sus valoraciones a través de su experiencia.
(Personalmente, necesito DAROS LAS GRACIAS por hacer esto posible...)

Además, tendremos el privilegio de conocer a la psiquiatra Luisa Lázaro que tratará el Trastorno Obsesivo Compulsivo en Niños y Adolescentes, (un tema que considero de una importancia extrema por el papel que desempeña la prevención precoz en cualquier afección).
La Doctora Luisa Lázaro García es Jefa de Servicio de Psiquiatría y Psicología Infantil y Juvenil del Institud Clínic de Neurociències del Hospital Clínic de Barcelona, Profesora Agregada de Psiquiatría de la Facultad de Medicina de la Universidad de Barcelona; Miembro Investigador de IDIBAPS y del CIBER-SAM y Presidenta de la Comisión Científica y Vocal de la Junta de la Asociación Española de Psiquiatría del Niño y del Adolescente.

Junto con las psicólogas y psiquiatras de la Asociación Toc Granada pero también, con la terapeuta ocupacional, que compartirán sus valiosos conocimientos y testimonios personales con los asistentes, la VI Reunión Nacional de Toc presentará el Cortometraje: "Reparto Obsesivo", (realizado por la propia Asociación TOC Granada y que está basado en una historia real vivida en ella).
(La mayor parte de los actores son personas afectadas por Toc valientes, comprometidas y ADMIRABLES).

Aquí os dejo el enlace dónde encontraréis el Vídeo de Presentación de la VI Reunión Nacional de Toc:
https://www.youtube.com/watch?v=i8iN_3IpG1Q
Y, a continuación, aquel que contiene el Programa y las Inscripciones:
http://www.asociaciontocgranada.com/wp-content/uploads/2017/10/VI-REUNI%C3%93N-NACIONAL-DE-TOC.-Editado.pdf

Sé que muchos de vosotros deseáis ir pero debido al Toc, sentís temor. Por mi experiencia personal, os puedo garantizar que vencer ese miedo inicial, MERECE LA PENA, (CON CRECES).
Todos los asistentes conocen esta afección, (en primera persona o como familiares o profesionales). Por eso, sólo se comparten apoyo, comprensión y empatía infinitos, esperanza y muchísimo cariño.
Si tenéis dudas, por favor, contactad conmigo y os explicaré los detalles de la reunión, cómo es asistir allí, (incluso si necesitáis alguna ayuda o apoyo adicional).
También podéis contactar directamente con Aurelio, Presidente y Fundador de la Asociación TOC Granada, a su dirección de correo electrónico: hondahonda78@gmail.com

Para mí, poder asistir a ésta próxima reunión significa, antes que ninguna otra cosa, reencontrarme con AMIGOS, CON UNA "GRAN FAMILIA" A LA QUE ESTOY DESEANDO VOLVER A ABRAZAR. Por eso, os invito a todos a asistir, (para que no faltéis los incondicionales y para animar a aumentar esta familia de la que ser miembro, supone un ORGULLO INMENSO).

¡UN ABRAZO ENORME PARA TODOS CON MI AMOR ENTERO!!!!! ;"-***********************************************

Reyes Corbató
SIGUE LEYENDO

¿Es una obsesión? Aprendiendo a identificarla

Posted by Reyes On jueves, 21 de septiembre de 2017 6 comentarios
Esta es, con diferencia, la pregunta clave. La que os cuestionáis cada vez que el miedo y la ansiedad "aprietan" y la que me trasladáis con más frecuencia.
Desde mi experiencia, considero que la tarea más difícil que tiene que realizar la persona que sufre toc es la de reconocer su obsesión en el momento en el que aparece y cada vez que vuelve a presentarse, (aún cuando lo hace con un aspecto diferente).
Y es que aunque la obsesión la produce el toc, distinguirla de un pensamiento real resulta muy complicado. Por eso, muchas veces el afectado acaba analizándola.
El inconveniente es que con este comportamiento, (y cuando realizamos un acto físico para neutralizar nuestra ansiedad), le damos veracidad a la obsesión y de esta manera fortalecemos el cuadro obsesivo.

Sabemos que las obsesiones son, (por definición psicológica y psiquiatrica), pensamientos intrusivos los cuales malinterpretamos y a los que damos una valoración o importancia que no tienen.
Todas las personas sufrimos la presencia de pensamientos intrusivos que aparecen en nuestra mente y nos sorprenden por su contenido molesto y absurdo, (un contenido con el que no nos identificamos). Son rápidos, casi inmediatos, (pueden producirse en menos de 2 segundos).
Pero tenemos confianza en nosotros mismos por lo que somos capaces de distinguir un pensamiento real, (desarrollado desde nuestros principios y forma de ser y sentir más intrínsecos y profundos), del puro y mero embelesamiento, (ese entretenimiento de nuestra mente que no podemos controlar, que ni siquiera habla de nosotros si no tal vez de cosas que hemos visto o vivido y asociamos: sin más).
Sabemos que la imaginación no tiene límites y que imaginar no implica si siquiera pensar, (mucho menos sentir).
Imaginar me temo que supone sólo una consecuencia más de estar vivos.
Pero, ¿qué sucede cuando estos pensamientos intrusivos son malinterpretados y sobrevalorados, quién sabe si sólo porque existe una predisposición genética o además porque intervienen otros factores medio-ambientales como una educación rígida, la cultura o situaciones que nos dejan en una condición de vulnerabilidad?

Pues que la persona da por supuesto que se trata de un pensamiento creído y realmente deseado: un pensamiento originado por su forma de sentir. (Algo así como su subconsciente intentando decirle algo).
A veces sucede también que le genera tanto miedo, que exagera las probablidades de que pueda ser cierto o materializarse.
Si además, irrumpe en un momento en el que se encuentra estresada o angustiada, es posible que lo haga en forma de impulso.
En cualquier caso, la idea primero le asusta, después comienza a preocuparle y si pierde mucho tiempo analizándola, acabará dudando acerca de su veracidad y convirtiéndola en una obsesión.
Una obsesión que le generará un malestar ansioso tal que le obligará a realizar un comportamiento que logre neutralizarlo. (Este puede ser desde un análisis mental de la obsesión, lo que conocemos como rumiación, hasta una compulsión, es decir: un acto físico de evitación, comprobación, repetición...) Y todos sabemos en qué acaba eso...

Por mi experiencia personal y las que he podido ir conociendo a lo largo de estos años, humildemente creo que el afectado por toc tiene una autoestima muy baja y no confía en sí mismo. También que presenta una rigidez moral y una necesidad de autocontrol muy elevadas. El componente genético además, es innegable. Tal vez por todo ello, realiza una interpretación errónea del pensamiento intruso dando lugar así a una creencia irracional a la que además, otorga una valoración o importancia desmedida.
Si no es capaz de cambiar esa percepción es muy probable que ésta acabe condicionado su vida en forma de rumiaciones y compulsiones infinitas.

Por eso considero que es tan importante aprender a identificar las obsesiones. En este sentido, la psicoeducación resulta esencial.
Ante la presencia de una idea que nos incomoda, es natural que nos intentemos proteger. Pero debemos poner límites racionales si no queremos acabar perdiéndonos en el complejo e infinito mundo de la imaginación dónde prácticamente todas las suposiciones tienen cabida y donde la comprobación en el plano de la realidad resulta imposible.

A lo largo de estos años, (y prácticamente con cada caso nuevo), me he encontrado con la misma pregunta: ¿Cómo puedo saber que este pensamiento realmente es una obsesión?
Intentando ofrecer una respuesta que no albergara dudas, (aunque estemos hablando del toc que se nutre de ellas), lo cierto es que me encontraba a mí misma justificando siempre las mismas razones, (los mismos argumentos).
La obsesión cambia de un toc a otro pero se reconoce de una forma común: es un pensamiento negativo, recurrente y que genera un gran malestar.
Sin embargo, para el afectado resulta mucho más complejo.
Para intentar ayudarle a identificar rápidamente su obsesión, se me ocurrió un "método" de reconocimiento de la obsesión que permitiera diferenciarla de un pensamiento real y que fuera también, más sencillo.
No tiene una base científica confiable pero sí he podido demostrar que resulta de utilidad aplicado a los casos con los que colaboro desde el blog y como coterapeuta.
He pedido la opinión de algunos de los psicólogos de mi confianza, (especializados en la terapia cognitivo-conductual aplicada al toc), y me han dado su aprobación considerándolo una técnica válida dentro de la psicoeducación y un aporte de utilidad para incorporar durante el primer paso de los cuatro que tiene el método de Jeffrey Schwartz: el del reetiquetado.

Por ese motivo, hoy me gustaría compartirlo con todos vosotros desde el blog. Sé que la mayoría de las personas que lo visitáis, no os atrevéis a escribirme por privado o a publicar un comentario y me gustaría poder ayudaros a reconocer la obsesión y a diferenciarla de un pensamiento real para aliviaros en lo que me resulte posible.
En cualquier caso, antes de decidir aplicarlo, os rogaría que lo consultárais previamente con vuestro psicólogo/a para que fuera él, (ella), quién os indicara si puede ser provechoso en los tiempos de terapia en los que os encontráis, vuestra situación concreta y otros aspectos importantes que son diferentes en cada caso.
Mi deseo es poder aportar, (desde mi experiencia), aquello que creo que pueda ayudaros pero en ningún caso sustituir la labor del profesional.
Por eso, os pido, (por favor), que lo consultéis con él, (ella), antes de tomar la decisión de ponerlo en práctica. ¡Muchísimas gracias!!!!

El "método" o formulación propone 5 preguntas al paciente en relación a la idea que le perturba. Si las 5 resultan afirmativas, entonces esta idea es una obsesión. (Y por tanto, no es un pensamiento real con el que debamos identificarnos). La idea que invade tu mente, ¿cumple con estos 5 requisitos?

1.¿Es negativa? Su contenido te desagrada.
2. ¿Se repite en tu mente? No desaparece si no que está presente como una preocupación excesiva o cuando consigues desconectar, vuelve a presentarse...
3. ¿Te hace dudar acerca de si es real? Por ejemplo, ¿dudas si te pertenece, la sientes y crees o dudas acerca de si está sucediendo verdaderamente o podría pasar? Unas veces, parece que sí, otras que no... (Ya no sabes qué pensar).
No puedes comprobar su veracidaz, (es un temor), aún así, para ti las probabildades de que sea cierta son demasiadas.
4.¿Te genera mucho malestar, (y a veces también culpa)? Cuando aparece, sufres muchísimo y en ocasiones, te sientes culpable por sufrir su presencia.
5. Al resto de personas de tu entorno, esta idea no les afecta como a ti o cuando se la explicas, no la ven igual que tú ni les obliga a actuar como tú lo haces ¿Verdad?

Recordad que resulta fundamental consultar con vuestro psicólogo antes de comenzar a utilizar esta fórmula pero si contáis con su aprobación, deseo, (de todo corazón), que pueda ayudaros a identificar las obsesiones para poder llegar a superarlas exitosamente.

No somos esa canción pegadiza que se nos mete en la cabeza, (que ni siquiera nos gusta): somos la que cantamos.
Vivir con miedo en base a probabilidades que sólo vemos nosotros y que no podemos comprobar a través de los cinco sentidos, (como muy bien indicaba la psicóloga clínica Sara Llorens), es la cárcel del toc.
Para salir, se necesita ayuda pero tened por seguro que la llave, (copio a mi querido Damián), la tenéis vosotros.

No estáis solos, (solas). Existen muchas personas diagnosticadas con toc en el mundo que se reúnen en grupos y asociaciones de ayuda mútua. Profesionales psicológicos y psiquiátricos especializados en esta afección con una humanidad infinita y finalmente, se encuentran vuestros familiares y amigos.
Por eso, no os encerréis en vosotros mismos y buscad ayuda. Solo sabemos de lo que somos capaces cuando lo intentamos. Yo creo que las dos fuerzas que dependen de nosotros y que verdaderamente hacen la diferencia son el amor y el esfuerzo.
Yo sé que puede sonar a lo de siempre, (a tópico), pero de las generalidades surgen algunas verdades.

Para despedir esta entrada, me gustaría dejaros diferentes fragmentos de un texto del escritor y cantautor argentino tristemente fallecido Facundo Cabral que me ha cautivado. Se titula "No estás deprimido..." y quería compartirlo con vosotros porque aunque se refiere a una actitud frente a la vida, (la suya: conmovedora, inspiradora y admirable), se puede aplicar también para vencer al toc.

OS QUIERO,

Reyes Corbató


"No estás deprimido, estás distraído...
Distraído de la vida que te puebla (...) No encuentras la felicidad, y es tan fácil, sólo debes escuchar a tu corazón antes que intervenga tu cabeza que complica todo con cosas viejas, con órdenes del pasado, con prejuicios que enferman, que encadenan: la cabeza que divide, es decir empobrece, la cabeza que no acepta que la vida es como es, no como debería ser.
Haz lo que amas y serás feliz.

El que hace lo que ama está benditamente condenado al éxito que llegará cuando deba llegar porque lo que debe ser será y llegará naturalmente."

(...)Si escucharas al otro, al que llevas dentro, sabrías todo, en todo encontrarías algo para ti entonces te elevarías constantemente y ya no habría confusión si no matices, y en esa serenidad no buscarías nada entonces encontrarías todo y estando en el presente dirías y harías lo que hay que decir y hacer a cada momento, natural y graciosamente sin esfuerzo, lo que haría que tu relación con los demás, fuera plena.

(...) La ignorancia nos hace sentir encerrados y mortales, es decir que nos encerramos y nos limitamos solos.

(...) No estás deprimido, estás distraído...

De la paz, por eso te pregunto cuando vas a dejar de pelear para comenzar a vivir porque no se pueden hacer las dos cosas a la vez.

(...) Cuando sientes que no eres lo que piensas, puedes volar, el principio y el final, es decir la vida y la muerte son invenciones de la mente como cuando sufres porque tu hijo se va acostumbrado a pensar que solo eras padre.

(...) Cuando dices no puedo, estás diciendo no quiero.
Ya hay demasiados mártires, necesitamos héroes; levántate y anda, yo te acompaño como te acompañarán todos los que se animarán a vivir mejor, los que terminan favoreciendo a toda la humanidad que es la grandiosa empresa a la que pertenecemos todos.

(...) Si tienes la cabeza dividida verás el mundo dividido, si trabajas por obligación serás un desocupado, un desdichado más, si tienes miedo no conocerás al amor que es valentía.

(...) No estás deprimido, estás distraído...
Del presente donde sucede la vida (...) El ilusorio tiempo que te empuja y la eternidad que te permite cambiar de rumbo y recomenzar a cada instante.

(...)No estás deprimido por algo que pasó, sino distraído del todo que es ahora mismo.

El autor nos recuerda que la felicidad es, (en gran parte), una actitud, nos invita a reinventarnos desde nuestra esencia y con naturalidad y también, a interpretar el mundo, (y la vida misma), desde la positividad.
Yo añadiría, (si me da su permiso, desde el cielo), en lo que dependa de nosotros, ¡hagámonos la vida agradable! ;"-*********************************

SIGUE LEYENDO